Actualidad Blog

Conservar el vino sin agotar sus virtudes

En verano puede acelerarse el proceso debido a las altas temperaturas y la sequedad del clima. Con las altas temperaturas que otorgan estos últimos días de agosto, antes de adentrarnos de lleno en la campaña de vendimia, hacemos algunas recomendaciones para conservar y disfrutar del vino en unas condiciones apropiadas, para que no se agoten... Leer más »

La entrada Conservar el vino sin agotar sus virtudes aparece primero en La Mancha Wines.

En verano puede acelerarse el proceso debido a las altas temperaturas y la sequedad del clima. Con las altas temperaturas que otorgan estos últimos días de agosto, antes de adentrarnos de lleno en la campaña de vendimia, hacemos algunas recomendaciones para conservar y disfrutar del vino en unas condiciones apropiadas, para que no se agoten las virtudes tanto aromáticas como del sabor de nuestros caldos, en estos días en los que, debido a las temperaturas que se marcan en el mercurio, no dejan de ser altas.

Cuando abrimos una botella de vino, realmente no sabemos el tiempo que nos puede durar abierta y esto es algo en lo que tenemos que prestar atención, ya que las propiedades de los vinos se pierden con el paso de los días –y es más acentuado en temporada estival-. Es conveniente saber que una vez que descorchamos el vidrio, comienza una “cuenta atrás” en la que la oxidación irá ganando la partida.

El oxígeno es por tanto, el enemigo Nº 1  de los vinos una vez abiertos, modificando incluso en aquellos más complejos su rasgos y virtudes. Es cuando decimos que “un vino se va abriendo”. Pero esa apertura puede resultar perjudicial en un periodo de tiempo. Esto resulta también porque las  las partículas s que forman los vinos no dejan de volatilizarse al estar en contacto con el aire. Ello se traduce en: más tiempo abierto, menos facultades. ¡Hay que bebérselo y poder disfrutar de sus cualidades de la manera más efectiva!

¿Cuánto pueden durar los vinos una vez descorchados en estas fechas?

La duración viene marcada por el tipo de vino. El comportamiento en contacto con el aire no es igual en tintos o blancos. Así, los tintos se conservan mucho mejor que los blancos, dado que su oxidación es más lenta. El frío es buen aliado para la conservación del vino

Los más frágiles siempre serán los espumosos (realizados con base de vino blanco). Sus facultades empiezan a perderse una vez que se descorcha la botella. El olfato será nuestro aliado a la hora de comprobar el estado de nuestro vino.

Para conservarlos, se recomienda usar bombas de vacío para extraer el aire, lo que hace que el efecto de oxidación sea mucho más lento, y que así se pierdan más lentamente las facultades del caldo. En el frigorífico, lo adecuado es que la botella mantenga su posición vertical ya que el vino tiene menos contacto con el aire de la botella.

La entrada Conservar el vino sin agotar sus virtudes aparece primero en La Mancha Wines.